Buscar en este blog

viernes, 23 de septiembre de 2011

Actitudes ante una bicicleta.

Hoy quiero hablar de las actitudes que adoptan la mayoría de las personas ante una bicicleta. Y no me refiero a esas de los conductores que todos conocemos, sino a las extrañas sensaciones que desata ante sus propios usuarios.
Siguiendo con mi teoría de que los gases nocivos que emiten los salpicaderos de los coches generan agresividad nada más subirse en ellos, con las bicicletas ocurre algo parecido. Muchas personas, nada más acercarse a éstas, sienten la apremiante necesidad de calzarse unos ajustados pantalones con badana, un maillot o camiseta similar de deporte, guantes sin dedos y un casco. Y ésto aunque sólo se trate de dar un paseo con ella o ir a la compra. No digamos ya vestirse de romano para ir al trabajo en bici y llevarte la ropa de recambio.
Y como muestra sirva el video del Día de la Bicicleta en Miguelturra. Se trataba de dar una vuelta por la ciudad a paso de tortuga, tanto, que más parecía una competición de a ver quién es capaz de mantener el equilibrio. Nos adelantaban todos los peatones, ancianos y niños incluídos, y ahí estaban, una gran cantidad de aficionados con su vestimenta oficial y sus cascos, no fuera a ser que a la increíble velocidad punta de 4 km. por hora pudieran sufrir un grave percance. Lo mismo he visto en las pocas masas críticas a las que he tenido el placer de asistir.
Veamos: partamos de la base de que la bicicleta es un vehículo. Como cualquier vehículo sirve para desplazarse de un sitio a otro. Dependiendo de su geometría y características puede ser polivalente (de hecho la gran mayoría lo son) y utilizarse en distintos escenarios. Si la bicicleta se va a utilizar para una práctica deportiva de montaña o carretera, es lógico llevar una ropa que se ajuste a la actividad. Pero del mismo modo, si se va a utilizar como vehículo en actividades cotidianas en lugar del coche, habrá que llevar una ropa acorde a esa actividad. Cuando te subes a un vehículo a motor, ¿te pones un mono y guantes ignífugos y un casco integral? Entonces, ¿por qué siempre lo haces para subirte a una bici?


Lo de la foto de arriba es un vehículo que sirve para ir a trabajar, salir con los amigos, ir de compras, pasear... En el centro y norte de Europa ya lo han entendido. En la mayoría de países de Asia también, desde hace 100 años. En Australia y América del Sur están en ello y América del Norte es caso aparte... ¿En el sur de Europa lo acabaremos de asumir? ¿Y en España? Espero que sí.
Que no se tome este artículo como algo que trata de aleccionar a la gente sobre cómo debe ir vestida, cada cual es muy libre, sino que sirva para la reflexión: determinados artilugios no exigen ropa deportiva en todo momento para su uso.

1 comentario:

The Adventurer dijo...

Buen articulo. Es importante difundir las bondades de la bicicleta.