Buscar en este blog

miércoles, 13 de febrero de 2013

Carril bici Gasset-vía verde: de lo inútil y peligroso.

Cuando hablamos de infraestructura ciclista, parece que o bien está hecha directamente a mala leche o que algún cerebrito municipal traza una línea sobre un mapa, sin tener en consideración los obstáculos, pegas o, incluso, si existe o no alguna ventaja en su construcción.
Pues bien, el caso del carril bici proyectado por el Ayuntamiento de Ciudad Real, que unirá la Puerta de Alarcos, a través del Parque de Gasset, con la vía verde, no iba a ser distinto. A parte de seguir siendo un carril pensado principalmente para el ocio, el tramo que discurre paralelo a la Avenida del Ferrocarril y la carretera de Puertollano es útil, en el sentido de ser vías de alta velocidad y con rotondas con mucho tráfico, pero que supone añexar la vía ciclista a la acera existente en su parte más interior, sin salida a la calzada mas que en tramos muy concretos, aprovechando el trozo de descampado paralelo a la misma, cortado por varios cruces a través de pasos de peatones y, lo que resulta más grave, es que se encuentra en su recorrido con una gasolinera, por lo que acaba siendo un carril discontinuo y lleno de obstáculos. Hasta aquí, veremos como los diseñadores resuelven la papeleta, porque es un buen comienzo para dotar de carriles periféricos a Ciudad Real, ya que el centro está limitado a 30 km/h. con prioridad ciclista.
Pero lo que considero un gasto totalmente inútil, es el tramo que discurre por el Parque de Gasset, ¡qué es un parque!
Desde siempre, peatones y ciclistas hemos convivido sin percances circulando por la ancha avenida central del mismo, con respeto y acoplándonos unos a otros. Sin problemas.


Pero ahora, se está construyendo el carril paralelo a este paseo central, de ancho bastante limitado y plagado de cruces entre las vías laterales y el mismo, porque, en un parque, se camina por todos sitios y no sólo por las rutas señalizadas.



Cada banco que veis en las fotos, un cruce, un problema y un peligro, por lo que si se pretendía que este carril agilizase la circulación en bicicleta, lo único que va a provocar es ralentizarla y producir conflictos con peatones que aparezcan de detrás de uno de esos bonitos árboles de repente.
Pero la cosa no queda ahí. Llega un punto en el que el carril no puede continuar por el lado derecho del paseo y la solución que se ha diseñado ha sido enviarlo al lado contrario, cruzando el paseo central. Es decir, lo que siempre ha sido una línea recta con espacio para todos, se ha transformado en peligrosas intersecciones sin sentido y giros ridículos (espero que, por lo menos, trasladen las farolas).


Desconozco el presupuesto de este tramo en concreto pero, teniendo en cuenta que ocupa más o menos un tercio del recorrido, se podían haber ahorrado muchos euros al contribuyente eliminando una obra totalmente prescindible y que va a dificultar aún más la circulación y la convivencia y que, a mi corto entender, provocará que muchos usuarios de la bici sigan circulando por la vía más racional, la central.

1 comentario:

La cueva del río David Sánchez dijo...

Estoy de acuerdo. Es inútil trazar un tramos de carril bici cuando esa función ya la realiza esa amplia avenida del parque de Gasset.

Saludos!!