Buscar en este blog

miércoles, 5 de febrero de 2014

Restauración de sillín BH de los 70.

Después de terminar la restauración de la Gacela BH, llegó hasta mí un sillín BH unido a la siguiente que necesita restauración, la Peugeot plegable de los 70.
Alguien le había puesto ese sillín ahí posteriormente y estaba bastante maltrecho, con gran parte del tapizado rota y, lo que es peor, la estructura de goma también rajada, aunque todo el metal parecía en buen estado.
Es un sillín de una bici de paseo, similar al original de la Gacela de los 60, pero con el puente entre muelles y estos mismos distintos. Ya no sigue la antigua estructura metálica de los sillines de cuero.



Tras quitar los remaches y desmontar el tapizado, volví a pegar la goma rota y reforcé la parte dañada con otro parche de goma superpuesto. La hechura de estos sillines se hacía mediante dos piezas, una para la nariz y otra mayor para el resto, ambas pegadas entre sí. Es en sí una estructura frágil, porque donde hay uniones hay roturas y, de hecho, todos los que he visto estaban rajados por esa misma unión, pero han durado 40 o 50 años a pesar de este, digamos, fallo de diseño.
Para que esto no vuelva a pasar en un tiempo, he reforzado la unión entre las dos piezas con un trozo de cámara vieja, tapándola y haciéndola un poco más resistente.
Con el tapizado, a ojo de buen cubero debido a su estado, se ha hecho una plantilla en cartón, intentando recrear la superficie desaparecida.


Utilizando este patrón, se recorta un nuevo entelado, dejando alrededor de un centímetro más por si acaso. Ya habrá tiempo de cortarlo luego, pero el problema es quedarse corto. Se presenta la polipiel sobre la goma y, a base de calor con un secador, se le va dando forma y estirándola, ya que el trozo de la nariz del sillín es más estrecho. Cogido con pinzas de la ropa, se deja reposar toda una noche para que vaya cogiendo forma y se ajusten los bordes.
El trabajo de cosido a la estructura de caucho fue largo y pesado. Hay que ir estirando el entelado mientras se traspasan con la aguja 3, 4 o incluso 5 capas, dependiendo de la zona, si tiene refuerzos, etc. Gracias a la paciencia y buenas dotes de costura de mi mujer, Charo, el trabajo se completó en un par de horas. Decidí conservar la parte trasera original del sillín, que, salvo alguna pequeña restauración estética pendiente, se conserva en buen estado, por lo que sólo hay que coserla al resto.
Tras ésto, y teniendo ya pulido, abrillantado y protegido con barniz todo el metal, sólo quedaba remachar, con remaches de click de dos piezas, la estructura de goma a la metálica, que, aunque también dio lata, quedó bien fijada.
Y este es el resultado final, una vez colocado en la Gacela.






El color y el material es el mismo que el de los puños, también hechos en casa, y con la pieza trasera original, conserva los dos colores que mostraban estos sillines.
Una cosa más, tuve el problema de que tanto la nuez como donde se acopla ésta al sillín, tenían sus superficies limadas y lisas por el uso (o mal uso). Un disco de corte circular en la multiherramienta y volver a hacer las muescas radiales, con lo que ya se fija en su sitio y no cabecea.
Y así, por unos 6 euros y, eso sí, unas cuantas horas de trabajo, un sillín que vuelve a la vida en todo su esplendor.

2 comentarios:

d. garrido dijo...

hola, tengo un par de sillines de ese estilo, uno de mobilette y otro de torrot, uno de ellos tiene la estructura muy doblada y oxidada y la tela perfecta y el otro al contrario y como la estructura es la misma queria cambiar la tela de estructura, donde puedo conseguir ese tipo de remaches y como los debo pedir?

un saludo , david

Bicilenta dijo...

Perdón David pero se me había pasado el comentario y no lo había visto.
El tipo de remaches que lleva el sillín es el de "clip", es decir el más común, que está formado por dos piezas que encajan una dentro de la otra, como los botones de los "vaqueros". Luego se aprietan con unos simples alicates y un trapo entremedias para no arañarlos.
Un saludo.