Buscar en este blog

sábado, 14 de junio de 2014

Restauración de pedales Orbea años 50.

Cuando restauré la Orbea de señora del 54/55 procuré conservar todas las piezas originales que pude de la misma, y así el 90% de la bici tiene sus piezas de fabrica, pero los pedales los vi en tan mal estado que decidí guardarlos y ponerle unos totalmente nuevos.
Ayer, saque los pedales originales tras casi un año en una bolsa y empecé a raspar el óxido para ver si tenían arreglo, con la firme intención de recuperarlos, y pude comprobar que, pese a lo que los novatos pensemos sobre piezas que no se pueden restaurar, era totalmente factible su recuperación.
A pesar de que las gomas están muy desgatadas y han perdido el logo de Orbea salvo en una de sus caras, los rodamientos siguen girando con fluidez y la oxidación del metal es sólo superficial, con lo que una pieza antigua, con sus marcas de guerra y originaria de la propia bici, siempre será mejor que el atractivo brillo impoluto de lo nuevo.

Estado original de los pedales.

Tras la primera prueba con lana de acero, el óxido se elimina con relativa facilidad, así que, ¡vamos a ello!

Desmontar los pedales es tan sencillo como quitar dos tuercas y extraer el vástago interior con unos cuantos golpes suaves.

 Estado tras la consiguiente sesión de lana de acero y cepillo giratorio de latón.

Sería de necios pensar que una vez que el óxido a atacado el cromo, éste quede perfecto. Todas las "picaduras" quedan expuestas, por lo que decidí aplicar la técnica del plateado sobre la pieza.


La única parte de las gomas que aún conserva el dibujo antideslizante y el logo es aquella que se encontraba en el interior del pedal.

El resto de la goma lo ha perdido casi por completo, normal si se han pisado durante 60 años.

Tras el plateado, el metal queda de esta guisa.

Y este es el resultado del pedal una vez vuelto a montar. La diferencia con el estado original es obvia.


Y, ahora, ¡a por el otro! Y que vuelvan a lucir en la bicicleta en la que fueron montados hace décadas.

2 comentarios:

Javier Mayol dijo...

Hola. Enhorabuena por la pagina. Tiene unos contenidos muy interesantes.
Estoy restaurando mi primera bici, una gac mobylette, pero no soy capaz de desarmar los pedales. Las gomas no llevan ninguna tuerca, solo una pequeña chaveta que sobresale un poco.
Te mandaria foto, pero no se como hacerlo.
Un saludo

Bicilenta dijo...

Hola javier.
Sin foto no sabría decirte, no he visto nunca gomas que vayan con chaveta.
Mándame un correo con las fotos a bicilentablog@gmail.com
Un saludo.